Yo no soy poeta

Al poeta Hermes Vargas

Algunos nombran la poesía como a un miedo.

Aún en esta ciudad que esconde un raro mes de otoño el cual va indicado por sus calles donde millares de hojas secas esparcidas van recorriendo plazas, calles, zócalos y aceras.

Pero aquí nadie pareciera darse cuenta y en medio de aquel rebullicio es bienvenido Hermes, quizás como un bólido fugaz de los que hemos sido testigos en La Mucuy, él bajó para acompañarnos.

Y en medio de tantas cosas que ruborizan nuestros días es bueno presentar aquí y ahora al buen poeta Hermes Vargas.

En medio de los hashtags podemos decir #AquiAmamosAHermes

Algunos estuvieron en su nacimiento.

Aunque no presencié la gestación.

Otros aseguraron verlo llegar.

Uno muy sabio el poeta Acevedo lo llamo hermenéutica.

Otro lo nombró hermetismo.

Por una calle loca de cosas quizás espectaculares donde aparecía La Cibeles lo nombraron la tragedia de Vargas.

Yo lo nombro El Momoy.

Él está entre las esquinas de los tribunales y la gobernación de Mérida, en una el edificio Hermes y en la otra Vargas Yaracuy y Caracas se lo pelean, yo lo aseguro.

Quizás podría decirles que es una aparición y lo digo porque su amistad es una gracia.

Por eso él siempre estará en la formación de los inicios y así podremos decirle Hermes, hermano, bienvenido…

Miguel A. Jaimes N.

La mucuy

Leave a Reply