HIJO

El oráculo de los hijos venía sin desconectarse. Unos afirmaban cómo no andar tras los pasos de sus muchachos si Dios para enseñarnos a tener afectos de vida había asegurado ese vínculo como algo que jamás logrará romperse. Sucediese lo que fuere, aquellos amores se multiplicarían, todo quedó más allá de viñetas enmarcadas sobre solitarios retratos en apartadas salas de unas casas antiguas sostenidas por entre medio de paredes gruesas donde se oirían en sus paredes gritos, llantos y risas de un allegado hijo.

Esos hijos cargarían como herencias unas palabras encomendadas por sus padres cuando recordar era perderse en tiempos muy antiguos. Eran nomás pocos segundos transcurridos en un reloj de las mañanas cuando los viejos guardaban entre sus manecillas esperanzas de poder sentir el regreso de algunos muchachos.

Pero el tic tac se heló cuando el telegrafista llevó unas letras sobre un papel vencido. Habían transcurrido muchos olvidos y hasta la dirección del telégrafo con su Apartado Postal había desaparecido. El puente de una casa quedó cerrado pues salían los recuerdos de puro ir a desempolvarlo.

La nota decía: unos pasos se habían alejado pues los estudios, incorporados con sus trabajos y los nuevos amores arrasaban sueños no olvidados a tierras muy cercanas para el emocionado, pero demasiado lejanas para quienes se quedaban tras una muy impaciente espera.

A los hijos se les sentían como aquellas orugas las cuales ponían sus nidos cerca de aquellas puertas y las mariposas azules nacían sin remedio. Por eso un habitante de aquellos predios visitaba las ventanas de vez en cuando. Las dejaban abiertas y el sol se quedaba fijo todas las mañanas. Y un padre prefirió doblar las puntas de un cuaderno para así leer el próximo capítulo de un hijo que volvía y aún lo estaba esperando.

En aquellas letras venían unas notas muy claras en cuanto a su despedida. Ahora la vida estaba afuera esperando su pago y el regreso debía ponerse un poco a saber esperar, hasta ver el nacimiento del nuevo hijo el cual estaría por regresar.  

Dr. Miguel A. Jaimes N.

https://www.lamucuy.com.ve

https://www.geopoliticapetrolera.com.ve

lamucuyandina@gmail.com

@migueljaimes2

Skipe: migueljaimes70

Premio Mejor Columnista Diario-Frontera Mérida 2011

Premio estadal Gabinete cultura Mérida Gran Explosión Bicentenaria MPPC 2012

Segundo premio nacional mención periodismo Ministerio poder popular para Cultura 2013

Condecoración comandante Hugo Chávez Única Clase Alcaldía Santos Marquina 2015

10mo Edición del Foro Permanente MPPC 2015

Para: Diario Frontera

Noviembre 15 del 2017

Leave a Reply