NIÑA

NIÑA

Una niña va caminando con un sombrero de paja dulce el cual va escurriéndole a su espalda, el mismo combina con su vestido blanco, es difícil entender de dónde salen los movimientos de aquellas telas, mientras a su paso por el camino florecen capullos y botones que mágicamente van abriéndose, creciendo para unírsele al paso de aromas y sabores dejados bajo un túnel de árboles a la entrada de un abismo de garúas. Es una diosa.

Delante de ella dos hombres delatan sus movimientos a la vez que van protegiéndola. Fueron escogidos para escuchar las consultas de quienes a diario dejaban esparcidas sus ansiedades y petitorios encomendados a los rosarios y por si algo les faltaba se lo dejaban a las camándulas y los escapularios.

Las postulaciones eran observadas y rigurosamente evaluadas. No había que ser indiferentes cuando se lanzaban promesas o un favor para el más allá. Los pedimentos más graves o delicados serían decididos posteriores a la limpieza que San Juan haría en los días de su celebración. Pero cuando las aguas no caían en los momentos acostumbrados, las crecidas vendrían devastando más allá de sus pasos y todo sucedería por lo pesado de los petitorios.

La culpa de los desastres siempre sería cargada a las exageraciones de dos viejas desocupadas, quienes un día se pusieron muy bravas cuando fueron al abasto de Orangel y, aparte de no encontrar azúcar, este les escondió los clavitos y las canelas las cuales siempre estuvieron reservadas para los dulces de mango, piña, cabello de ángel y lechosas verdes y maduras de las doñas Juanita y Celina.

Muchos quedaron desmejillados al saber que estas dos viejecitas se las pasaban haciendo peticiones las cuales todas serían incumplidas. Era demasiado grande y todas iban dirigidas a esa niña que de vez en cuando se recorría aquellos caminos para resolver préstamos de aquellos habitantes acrisolados de fe.   

Pero si las exigencias no se cumplían raptaban la buena voluntad de la niña la cual conquistaban a punta de caramelos y chocolates. Y la dejaban distraída en una estación de juegos y de allí no salía hasta que el pacto con el par de viejas se cumpliera, quedando siempre los demás a la espera de sus media peticiones resueltas.

Dr. Miguel A. Jaimes N.

https//: www.lamucuy.com.ve

https//: www.geopoliticapetrolera.com.ve

lamucuyandina@gmail.com

@migueljaimes2

Skipe: migueljaimes70

Premio Mejor Columnista Diario-Frontera Mérida 2011

Premio estadal Gabinete cultura Mérida Gran Explosión Bicentenaria MPPC 2012

Segundo premio nacional mención periodismo Ministerio poder popular para Cultura 2013

Condecoración comandante Hugo Chávez Única Clase Alcaldía Santos Marquina 2015

10mo Edición del Foro Permanente MPPC 2015

Para: Diario Frontera

Enero 3 del 2018

Leave a Reply