VIENTOS

VIENTOS

“No te olvides Samuel, que a mí me gusta ese aguacate, es muy sabroso y la mata está botoneaíta”. Esa era la frase que dabaa el anuncio a los meses de las apariciones. Comenzaba el susto. Entonces se encabezaban los períodos de algunos milagros y por días tras semanas nadie podía ni se atrevía a salir de sus casas y casi que ni de sus cuartos, pues el miedo que le tenían a quienes los rondaban era tan tenebroso como sus negras alas.

Si, aquellas alas eran lo más terrible por enfrentar, salían como una especie de brazos de unos poderosos animales capaces de cargar consigo hasta con un hombre de varias arrobas.

Pero adentro, en el calor de los hogares, con paredes de piedras y estufas de leñas, los inquilinos del miedo convocaban a una fiesta y en medio del terror veían primero que todos estuvieran reunidos dentro de sus casas. Entonces comenzaban con la preparación de unos frutos deshidratados, pero los lémures que permanecían arropados con unos trajes deshilachados —pues sus creencias habían sido espirituales— en cambio eran vistos por todos como unos seres tan comunes, cotidianos y, sin nadie percatarse, ellos también colaboraban en las cocinas y se las pasaban en las preparaciones que les dejaban anotadas encima de las mesas.

Todo comenzaba cuando las pepitas de algunos árboles que iban a dar el fruto se ponían tiernas. Entonces  floreaban y como crecían todas a partir de los meses que daban el inicio a septiembre, octubre, noviembre y hasta finales de diciembre, entonces las celebraciones de quienes cumplían años en esos meses eran interminables, pues todas se enlazaban unas a otras y la diferencia entre sus meses solo quedaba marcada por el almanaque.

A fines de enero esos árboles daban la impresión de que se venían al suelo, pues no podían con sus cargas. Y todo aquel que preguntara los precios de los frutos, los espíritus los castigarían dándoles de tres a cuatro correazos, pues los regalos dados por la naturaleza no debían cobrarse y si esto sucedía las hambrunas comenzaban a amenazar las despensas de familias enteras.

Dr. Miguel A. Jaimes N.

https//: www.lamucuy.com.ve

https//: www.geopoliticapetrolera.com.ve

lamucuyandina@gmail.com

@migueljaimes2

Skipe: migueljaimes70

Premio Mejor Columnista Diario-Frontera Mérida 2011

Premio estadal Gabinete cultura Mérida Gran Explosión Bicentenaria MPPC 2012

Segundo premio nacional mención periodismo Ministerio poder popular para Cultura 2013

Condecoración comandante Hugo Chávez Única Clase Alcaldía Santos Marquina 2015

10mo Edición del Foro Permanente MPPC 2015

Para: Diario Frontera

Enero 24 del 2018

 

Leave a Reply