PAPAGAYOS

El mes de agosto eran los días que aparecían los papagayos. Allí se estacionaban ilusiones a solo momentos de estar disfrutando de sus vacaciones. Habían dedicado horas a pequeños cuchillitos desgajando gigantes varas de caña brava, mientras otros recolectaban papeles finos de colores, tijeras, goma y mucha pita tanto para amarrarlos y al hacerlas volar se pudieran guiar.

Con el tema de las colas, las cosas se ponían aún más difíciles. Estos retazos de telas les daban estabilidad a esos esqueletos voladores los cuales aparecían forrados de inconclusos papeles de colores perdidos. Pero las cosas se ponían muy penosas y llegaban casi que a decidir si los papagayos podían o no volar.

Todos sabían que las preocupaciones se aliviaban si de algunas de las casas les obsequiaban suficientes retazos para ser anudadas unas tras otras. Una vez ensambladas se parecían a las cuerdas lanzadas en historias de torres resguardadas para originar escapatorias por ventanas que encarcelaban a varios malhechores.

Pero si la recolecta no daban los suficientes encargos como para hacer volar a docenas de estas pérdidas estrellas, había que asaltar los solares y ahí las cosas se ponían mucho más riesgosas, pues las viejas de las casas que hace tiempo habían dejado de ser amas de hogares estaban preparadas para recibir a los pillos que las dejaban sin las pinzas de la ropa.

Las historias eran penosas: había que ver a varias de ellas lanzándoles escobillones inalcanzables a aquellas altas cuerdas para al menos recuperar de uno y otro papagayo las colas que eran robadas. Esas señoras eran mágicas zurciendo, pero no podían quedarse con las ganas de darles su lección a esos carajitos veloces por lo ajeno.

Los jovencitos permanecían hasta altas horas de madrugadas interminables con unos animalitos que hacían cientos de sonidos. Las dueñas de casa sabían según su intuición que ellos estaban escondidos por los solares esperando el mejor descuido para zafar ganchos y salir corriendo con el botín.

 

  

Dr. Miguel A. Jaimes N.

https//: www.lamucuy.com.ve

https//: www.geopoliticapetrolera.com.ve

lamucuyandina@gmail.com

@migueljaimes2

Skype: migueljaimes70

Premio Mejor Columnista Diario-Frontera Mérida 2011

Premio estadal Gabinete cultura Mérida Gran Explosión Bicentenaria MPPC 2012

Segundo premio nacional mención periodismo Ministerio poder popular para Cultura 2013

Condecoración comandante Hugo Chávez Única Clase Alcaldía Santos Marquina 2015

10mo Edición del Foro Permanente MPPC 2015

Para: Diario Frontera

Febrero 7 del 2018

Leave a Reply