PONSIGUÉ

Llegaba junio y julio y con ellos aparecían las nevadas. Aunque los agostos se interrumpían por un sol tan pleno como desayunos preparados por una niña tan grande como su nombre; Gabriela Rosa Josefa María. Todo porque al nacer su padre llegó a creer que podía extraviarse. Era muy chiquita y para darle fuerza a su tamaño y todos la vieran le colocó ese gigantesco nombre.

Ella permaneció dedicada a ser feliz y sonriente y llegó a ser creadora de una fórmula tras la bebida del ponsigué la cual fue capaz de combatir heladas dadas a los agricultores tras los vientos encontrados en el mes de septiembre.

El ponsigué se repartía en una tacita muy mínima de peltre. Eran los tragos de un fuerte licor oloroso a frutas. Mientras se daba por otra parte preparaban el del año siguiente. Para esto le recordaban a los favorecidos con sus tomas que antes de terminarse las botellas de sus licores debían guardar el último sorbo. Ese era el cunche y el mismo debía ser unido con todos los sabores de los licores y echarlos en un recipiente de barro preparada para macerar la fruta del ponsigué.

Justo cuando el desespero de tomar aquel licor fuese enorme, entonces comenzaban a funcionar las mandarinas, uvas y miel, cocidas se destripaban y colaban con champaña y vino espumante; luego se buscaba un velón dorado y se le escribía el nombre del alcoholizado de abajo hacia arriba y se dejaba consumir para salvarle el alma así se lo llevara la cirrosis.

Los enfermos de borrachera podían curarse con el mismo licor aunque algunos las disfrutaban antes que zafarse de ellas. Para estos renuentes se apelaba a otro secretico. Eran las llamadas esencias de triunfo, progreso y oro. Diariamente se vertía en agua bien caliente una tapita de cada una de estas propiedades salvadoras y se lanzaba sobre el cuerpo con toda la fuerza desde arriba.

Una rociadita por las mañanas del ponsigué atraía prosperidad y muchos sabían que esto se debía a los sabores dulces de las frutas. Estos gustillos unidos a todos esos néctares eran capaz de asimilarlos y convertirlos en la fragancia suave la cual primero era probada por los espíritus para su aprobación.

Dr. Miguel A. Jaimes N.

https//: www.lamucuy.com.ve

https//: www.geopoliticapetrolera.com.ve

lamucuyandina@gmail.com

@migueljaimes2

Skype: migueljaimes70

Premio Mejor Columnista Diario-Frontera Mérida 2011

Premio estadal Gabinete cultura Mérida Gran Explosión Bicentenaria MPPC 2012

Segundo premio nacional mención periodismo Ministerio poder popular para Cultura 2013

Condecoración comandante Hugo Chávez Única Clase Alcaldía Santos Marquina 2015

10mo Edición del Foro Permanente MPPC 2015

Para: Diario Frontera

Febrero 21 del 2018

Leave a Reply